Las 7 mayores tendencias de pagos en 2020

marzo 5, 2020

Se está hablando mucho de los servicios financieros en este 2020.  Los cambios demográficos en nuestra sociedad y las continuas innovaciones tecnológicas y normativas están transformando un sector clave de la economía mundial. Después de haber abordado estas tendencias de forma general en nuestro e-book «La banca minorista al comienzo de una nueva década: tendencias y futuro», ahora vamos a ver más detalladamente uno de los servicios financieros principales: los pagos. Si consideramos que las transacciones financieras definen al sector en gran medida, no es ninguna sorpresa que esta función está remodelando la industria rápidamente.  Estas son algunas de las tendencias de pago más importantes que debemos seguir en el 2020. 

1. El Open Banking está acelerando la innovación en los pagos

El Open Banking obliga a los bancos a compartir la información financiera de sus clientes con terceros a través de protocolos estandarizados. A cambio, tanto los bancos como las Fintechs pueden reinventar y rediseñar los pagos. Y a medida que los pagos son más rápidos y eficientes, hay un par de tendencias notables que están comenzando a emerger. 

Primero, los bancos y otros proveedores de servicios de pagos pueden deshacerse de sus anticuados sistemas de propiedad exclusiva y utilizar APIs estandarizadas. Puesto que las soluciones API emplean la misma sintaxis, se está logrando una mayor interconectividad en todo el sector fácilmente. Gracias a ello, los índices de procesamiento directo (STP) aumentan, lo que libera a los empleados administrativos para que se puedan centrar en la mejora del proceso, en lugar de en la conciliación de los pagos.

Segundo, antes del movimiento Open Banking, los departamentos tecnológicos de los proveedores de servicios de pagos y los bancos dedicaban una cantidad de tiempo desproporcionada a gestionar y mantener sus redes de pagos. El Open Banking simplifica las infraestructuras de pagos, permitiendo reorientar esfuerzos hacia mejorar la calidad del servicio y la experiencia de usuario. Si tenemos en cuenta la rápida transformación y la competitividad de la industria, la experiencia de usuario será un factor clave para los proveedores durante los próximos años. 

Los gobiernos de todo el mundo están contribuyendo a fomentar estos cambios. En Europa, el servicio de los pagos inmediatos de TARGET (TIPS) de la UE está otorgando una gran importancia a los pagos instantáneos para los servicios del BCE. Mientras tanto, la Reserva Federal de los Estados Unidos anunció una iniciativa para mejorar el procesamiento de los pagos notablemente durante los próximos años. Estas mejoras de punta a punta y regulaciones continuarán impulsando este ciclo de innovación a lo largo de 2020 y más allá.

2. El incremento continuo de los pagos sin tarjeta

La tendencia creciente de los pagos sin tarjeta seguirá aumentando en 2020. Los pagos vía smartphone, como los introducidos por el grupo chino Ant Financial, están avanzando con paso firme hacia Occidente. Aunque este sistema se basa en códigos QR, hay otros métodos que están ganando popularidad. 

Los pagos «contactless», que utilizan la tecnología de pago por proximidad (NFC), continuarán creciendo.  Paypal está introduciendo los pagos mediante móvil en establecimientos este año, lo que traerá consigo su innovadora plataforma de pagos P2P al mundo real. Los consumidores también están acogiendo con rapidez los eWallets, vinculándolos a sus cuentas bancarias y tarjetas de pago. Desde un eWallet pueden realizar pagos tanto online como en el mundo físico. Todos estos servicios tienen un objetivo común: prestar a los consumidores pagos más rápidos y seguros. 

Los comerciantes también quieren ver implementadas estas tecnologías. Para ellos, estos métodos de pago nuevos traen consigo unos costes de transacción más bajos y un tiempo de liquidación menor. Además, al aceptar una variedad de pagos más amplia, los comerciantes mejoran la experiencia de usuario y reducen el número de carritos abandonados, cambios que tendrán un impacto importante en sus resultados.

Los proveedores de servicios de pagos, bancos y proveedores de TPV ya están al corriente y continuarán adaptando sus tecnologías para acomodar estos nuevos métodos de pago. 

3. Los gigantes tecnológicos no tradicionales alterarán aún más los pagos  

Las empresas financieras tradicionales no son las únicas que están dando el salto a la industria de los pagos. Los gigantes tecnológicos Google, Apple, Facebook y Amazon apuntaron recientemente su deseo de ser más activos en este espacio. 

Tanto en los ecosistemas Android como iOS, los usuarios pueden vincular sus tarjetas a Google Pay o Apple Pay. Desde esas plataformas, luego, pueden utilizar su teléfono y cuenta para iniciar pagos físicos y online. 

En los Estados Unidos, Apple se asoció con Goldman Sachs para lanzar una tarjeta bancaria física, dando un nuevo paso en el sector bancario. Mientras tanto, Google continúa trabajando para conectar las cuentas bancarias y las tarjetas de los usuarios a nivel mundial.  

Amazon y Facebook también están añadiendo los pagos a su oferta de productos. La estrategia de Amazon gira en torno a Echo. La empresa considera que hay dos beneficios en ello. Para los comerciantes, la conexión de los pagos a través de Echo estimula las ventas por voz. Para Amazon, los pagos con Echo crean una valiosa oportunidad, tanto para vender sus productos, como para sumar nuevos comerciantes a su sistema de logística Fulfillment by Amazon (FBA).  

«Libra», la criptomoneda de Facebook, es aún más ambiciosa, ya que pretende proporcionar una alternativa de pago totalmente funcional a miles de millones de usuarios en Facebook, Instagram y Whatsapp. La fecha de lanzamiento del servicio está prevista para el 2020. 

A pesar de las diferencias, estos gigantes comparten un objetivo común: hacer que los usuarios permanezcan en sus ecosistemas, consolidar sus competencias en lo referente al marketing y aumentar las ventas adicionales de productos y servicios.  

Fuera de EEUU, las empresas también se están poniendo manos a la obra. Las empresas chinas Ant Financial y Tencent están expandiendo sus horizontes más allá de China, con la intención de establecer su tecnología de pagos a nivel mundial. Samsung está promocionando su eWallet «Samsung Pay», aprovechando su dominio en el sector de la telefonía móvil para hacer crecer su ecosistema. 

Hasta ahora todos estos actores estaban arrancando sus operaciones pero ahora empezarán a consolidar sus ofertas y a enfrentarse directamente entre sí por el dominio del mercado.

4. Los reguladores cobran más peso para establecer estándares y supervisar el riesgo 

Los reguladores son conscientes de las tendencias que están cambiando sus jurisdicciones. Y es que, después de todo, cuando se producen cambios de una magnitud sísmica, los riesgos potenciales son catastróficos. Los gobiernos y las autoridades reguladoras del mercado están actualizando las directrices de pago y creando normativas nuevas para dar una respuesta a estos desafíos. 

En la UE, la combinación del RGPD y la PSD2 establece un reglamento claro tanto para el Open Banking como para la protección de la información. En el Reino Unido, la iniciativa epónima del Open Banking de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) proporciona un marco semejante. Además, más allá de los límites de la UE, hay muchos países que han comenzado a implementar sus propias iniciativas del Open Banking y sus correspondientes normativas.

No obstante, estas iniciativas Open Banking solo son la punta del iceberg para los gobiernos en el 2020. Los reguladores también quieren tomar medidas de inmediato en lo referente a la evasión de impuestos y el blanqueo de capitales, que están adquiriendo mayor complejidad gracias a estos nuevos métodos de pago. Con dicho fin, clarificar la normativa en lo referente a las criptomonedas y la ciberseguridad y suministrar un marco transparente para controlar los impuestos será una prioridad en el orden del día este año. 

5. Un cumplimiento normativo más estricto para los proveedores de pago

Con el incremento de los medios de pago, las empresas tendrán que trabajar más duro para cumplir con las normativas. Las empresas especializadas en «Cumplimiento como servicio» (RaaS, o Regulation as a Service) continuarán desarrollando sus productos, para ofrecer apoyo a la industria de los pagos mediante la evolución de sus algoritmos y soluciones API, con el fin de lograr una supervisión continua de las transacciones. Además, estos proveedores actualizan sus procedimientos para cumplir con los requisitos normativos cambiantes.

Cumplir con las normativas de los diversos organismos gubernamentales es crucial para que las empresas de pago crezcan a nivel internacional. Los reguladores no tendrán reparo en imponer sanciones con cifras de siete dígitos para las partes que no cumplan con la normativa, en concreto, si existen sospechas relacionadas con el blanqueo de capitales o actividades destinadas a la financiación del terrorismo.

Con este propósito, los gobiernos pueden continuar ejerciendo presión sobre los proveedores de servicios de pagos y los bancos y reforzar la legislación que los regula. Puesto que estas entidades reguladas solo tienen la opción de cumplir con las normativas o cesar las actividades, es una prioridad absoluta aprovechar las ventajas de la RegTech y otras herramientas de cumplimiento normativo. Observaremos como el RaaS se integra más en los pagos en el 2020. 

6. Los avances en los pagos para consumidores llegan al ámbito B2B

Cuando hablamos de los pagos, la mayoría de las personas piensa en los pagos consumidor a empresa. Pero las empresas también desean aprovechar los cambios que hemos descrito, en concreto en lo referente a la rapidez de la liquidación. Y tiene sentido. La liquidez puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa. Cuanto más rápido llega el dinero, mejor puede utilizarlo el departamento de finanzas.     

Casi todos los aspectos de las finanzas corporativas se beneficiarán de unos pagos más eficientes. La contabilidad y la conciliación de los pagos serán más rápidas y tendrán una mayor automatización, a medida que el uso de unos estándares comunes aceleran y simplifican el proceso. La agregación de cuentas permitirá a los departamentos de tesorería liquidar sus cuentas por pagar con mayor prontitud gracias a una mayor inteligencia en lo referente a la liquidez. Las cuentas por cobrar posiblemente se puedan cerrar en periodos de tiempo menores. 

Este último punto puede tener unas consecuencias de gran alcance. El factoring o factoraje (la venta de cuentas por cobrar con un descuento a los prestamistas) podría perder importancia para las empresas. Prestamistas como los bancos, que ganan mucho dinero con estos préstamos a corto plazo, podrían perder una fuente de ingresos valiosa.

A pesar de estar a la sombra de los avances en el sector de los pagos de consumo, los pagos B2B también vivirán importantes cambios a lo largo de 2020.

7. Adquisiciones: los bancos compran innovación de las Fintech más punteras

La consolidación será otra tendencia significativa en los pagos en el 2020. Los actores del sector bien establecidos se aprovecharán de su posición dominante y de los créditos baratos para adquirir a los competidores y otras empresas adyacentes. Estas fusiones y adquisiciones permitirán su rápida expansión en nuevos mercados y campos específicos, lo que contribuirá al crecimiento de su ecosistema y la oferta de soluciones de pago de punto a punto. Ya estamos siendo testigos de esta tendencia: en enero, el gigante de los pagos, Visa, compró Plaid, un ‘unicornio’ Fintech especializado en servicios de información de cuentas, por 5300 millones de dólares. Visa y otros proveedores como Mastercard son conscientes de lo que implica el alza de los pagos sin tarjeta y otros sistemas para su modelo de negocio y están tomando pasos para mantenerse relevantes adquiriendo la tecnología y el conocimiento de actores importantes que están impulsado la transformación de los servicios de pagos.

Dicho esto, esta consolidación podría ser un arma de doble filo. Por una parte, incrementará más la eficiencia de los pagos ya que las empresas obtienen un mayor control en cada paso del proceso. Con este control, estas empresas pueden hacer crecer su negocio a nivel mundial.

Por otra parte, una consolidación excesiva puede crear unas condiciones que restrinjan la competencia, similares a las que operaban en la industria bancaria antes de que la tecnología transformara los pagos. Merece la pena observar cómo responderán los gobiernos a las fusiones y adquisiciones en el entorno de los pagos.

Conclusión

Los nuevos avances tecnológicos, junto con el Open Banking, permitirán que tanto las empresas establecidas como las nuevas transformen la industria de los pagos a nivel mundial. Los gobiernos, que están observando cómo el sector está evolucionando más rápido que los marcos regulatorios diseñados, seguirán reivindicando su posición mediante la demanda de un cumplimiento de las normas más estricto, a cambio de un entorno operativo más fluido.  

Los temas descritos anteriormente no pretenden ser exhaustivos. Pero creemos que serán las tendencias en los pagos a seguir más importantes en el 2020. Cuando celebremos el 2021, puede que la manera en que realicemos los pagos haya sufrido una transformación total. Permanece atento para conocer más información.

Compartir:

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook

Artículos Relacionados

Cientos de empresas ya se benefician de nuestros servicios.

Nos encantaría ayudarte a ti también.

Mándanos un mensaje y nuestro equipo estará en contacto muy pronto.

Cientos de empresas ya se benefician de nuestros servicios.
Nos encantaría ayudarte a ti también.

Mándanos un mensaje y nuestro equipo estará en contacto muy pronto.