·

Qué hay de nuevo con el Open Baking y el PSD2

octubre 10, 2018

Como suele suceder con los sectores que se basan en la innovación, en el ámbito  de las compañías FinTech, las empresas acostumbran a iniciar su actividad antes de que los gobiernos hayan creado un marco jurídico. Primero llega la voluntad de crear o mejorar un servicio, después el consumidor descubre los beneficios de adoptar esa nueva oferta y, por último, los países (o los órganos reguladores internacionales) entran a poner orden (con mayor o menor acierto) sobre lo que se puede hacer o no y sobre cómo hacerlo. Estamos llegando al final de ese camino en lo que se refiere a la Banca Abierta (Opening Bank) y a la nueva directiva de la Unión Europea sobre servicios de pago (PSD2).

Abrir mercados a la competencia

Cuando nació la anterior Directiva de Servicios de Pago de la Unión Europea, PSD1, las empresas FinTech aún no existían. Aquella normativa estableció un marco único tanto para pagos como para domiciliaciones bancarias en la UE, sentando las bases jurídicas del área SEPA (espacio geográfico dentro del cual tanto particulares como empresas tienen los mismos derechos y obligaciones e idénticas condiciones al realizar pagos o cobros, sin que estos cambien en función del país desde el que se realicen).

A raíz de aquel primer paso de apertura del sector financiero, 2.000 instituciones de pago y de dinero electrónico fueron autorizadas para poder operar en el ámbito de la Unión Europea. Pero, como decíamos, la aparición de las empresas que están revolucionando los servicios financieros apoyándose en la tecnología, las FinTech, fue posterior. De ahí que un tiempo después la UE empezase a diseñar lo que será la PSD2, que se convertirá el nuevo marco regulador del sector a lo largo del próximo año.

PSD2: la regulación europea que ha de impulsar la Banca Abierta

La idea de la nueva regulación es impulsar la innovación y la competencia en el sector financiero europeo. ¿En qué consiste? Puede resumirse en que entiende que si los dueños de los datos bancarios personales son los individuos y no la banca tradicional con la que operan, los proveedores de servicios de pago terceros (Third Party Payment Service Providers o TPP) han de poder tener acceso a dichos datos (si media la autorización del cliente) y, por tanto, la banca les ha de permitir acceder a ellos.

Como hemos apuntado en otros artículos de este blog, la llegada de las FinTech (empresas y productos) ha sido un revulsivo en un sector muy tradicional y alérgico al cambio (hasta hace poco) como es el bancario. Las rígidas normativas en relación a los pagos que existían hasta ahora (pensadas para un entorno diferente) cambiarán de forma muy importante con la actualización de la Directiva de Servicios de Pago de la Unión Europea y la definitiva implantación de la Banca Abierta. ¿Cuál es la finalidad? Que proveedores independientes tengan acceso a datos en manos de la banca tradicional para incrementar la competitividad, y también la transparencia, pensando en los beneficios que este cambio de modelo acarreará para los consumidores.

Cerrando aspectos técnicos

Dos nuevos tipos de servicios quedarán recogidos en la PSD2: se trata de los de iniciación de pagos y los de información de cuentas. Si algo tiene claro la UE, es que la apertura bancaria no puede ir en contra de la seguridad de los consumidores. Es por ello que la directiva también impone el establecimiento de mecanismos de autenticación reforzada. Ese refuerzo obliga a que la identidad del cliente se valide usando al menos dos vías, por ejemplo, una contraseña y un factor biométrico. El refuerzo está en que ambos serán independientes, por lo que si alguien violenta uno de ellos, no tendrá acceso al resto.

En estos meses aún hay margen para trabajar en la transposición de la directiva, así como en cerrar las especificaciones técnicas que incluirá. Por ejemplo, no se ha acabado de definir si seguirá abierta la posibilidad de que las terceras partes accedan a los datos mediante el conocido como Screen Scraping, o si las entidades financieras tendrán que poner a disposición de dichos terceros una API. En cualquier caso, el cambio abre nuevas e interesantes posibilidades para empresas y consumidores. Sigue en marcha la revolución FinTech.

 

New call-to-action

Compartir:

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook

Artículos Relacionados

Cientos de empresas ya se benefician de nuestros servicios.

Nos encantaría ayudarte a ti también.

Mándanos un mensaje y nuestro equipo estará en contacto muy pronto.

Cientos de empresas ya se benefician de nuestros servicios.
Nos encantaría ayudarte a ti también.

Mándanos un mensaje y nuestro equipo estará en contacto muy pronto.